Descripción

Es el mayor campo de piroclastos máficos de dispersión eólica de todas las Islas Canarias, en superficie y en espesor. Los piroclastos, también denominados picón o rofe por los habitantes de Lanzarote, proceden de la erupción histórica de Timanfaya (1730-1736) que se depositaron sobre los suelos previos. El clima de la zona se caracteriza por la falta de agua y el fuerte viento. Para ello, los agricultores han desarrollado una tecnología propia basada en las propiedades de los piroclastos, como son la elevada relación superficie/volumen, su poca capacidad calorífica, la pequeña conductividad térmica y una gran emisividad. Su superficie libre se enfría rápidamente por la noche, favoreciendo una gran condensación. El agua así condensada queda retenida en los poros, filtrándose rápidamente. Durante el día sólo la superficie libre está sujeta a evaporación, ya que la onda térmica apenas penetra en el suelo. Para minimizar el efecto del viento sobre los cultivos, se construyen muros de piedra de planta semicircular a modo de barreras protectoras.

Este LIG tiene un interés principal de tipo volcanológico y secundario de tipo geomorfológico y estratigráfico. Pero La Geria, además de por su valor geológico, destaca por el paisaje derivado del aprovechamiento para la agricultura popular de Lanzarote, donde las cepas y otros frutales se cultivan en hoyos excavados en el lapilli. A raíz de este aprovechamiento se ha implantado la cultura del vino y su explotación turística. Este LIG forma parte del Paisaje Protegido de La Geria.