Descripción

La erupción de Timanfaya de 1730-1736 dio lugar a uno de los campos de lava históricos de mayor área y mayor continuidad superficial del mundo. Durante la misma, las coladas cubrieron un sector de unos 176 km2, formando apilamientos de lavas que llegan a alcanzar en algunos puntos hasta 100 m de potencia según datos obtenidos de sondeos profundos realizados a finales de los 90. Parte de las coladas fueron drenadas hacia el oeste de la isla hasta alcanzar el mar formando amplias rampas lávicas con todos los tipos de morfologías superficiales característicos de las lavas basálticas pahoehoe (en losas, cordadas, digitadas, abombadas, en tripas) y aa (típicas, con bloques y de transición entre ambas). También son frecuentes las estructuras como los túmulos y megatúmulos, los canales de lava, los tubos y microtubos, los puentes, hornitos y jameos, etc. Hacia el interior de la isla, las lavas ocuparon los antiguos valles y vegas existentes entre las alineaciones volcánicas pleistocenas colmatándolos y haciendo desaparecer extensas áreas dedicadas al cultivo de cereales.

Este LIG tiene un interés principal de tipo volcanológico, además de geomorfológico y petrológico. Forma parte del Geosite “VC007, Parque Nacional de Timanfaya” de relevancia internacional. La erupción de estas lavas tuvo grandes implicaciones sociales en la isla. El paisaje que generan las lavas y las distintas morfologías les confieren gran espectacularidad. Gran parte de este el LIG está incluido en el Parque Nacional de Timanfaya y Parque Natural de los Volcanes.