Descripción

El mejor ejemplo en Lanzarote de la presencia de numerosos bloques erráticos, que alcanzan una envergadura de más de 30 m de altura. Los bloques erráticos se definen como fragmentos de roca de gran tamaño que son transportados por la lava. En este caso, los grandes bloques proceden de la destrucción parcial de uno de los flancos del edifico volcánico del volcán de La Corona. Este volcán surgió en el Pleistoceno superior, hace unos 25 Ka BP. Durante su erupción, uno de los flancos del cono volcánico se derrumbó y la lava acumulada en el cráter salió por la abertura arrastrando los bloques del edificio. Al enfriarse la colada de lava, los bloques quedaron englobados en la lava tal y como se observan actualmente. Los bloques se desplazaron con la colada hasta más de 5 km de distancia desde el centro emisor. La colada, de composición basáltica, tiene morfologías de tipo pahoehoe y evolución a aa.

El interés principal de este LIG es de tipo volcanológico y el secundario es geomorfológico. También tiene gran valor paisajístico. Estos bloques erráticos son de gran representatividad y rareza por su abundancia y densidad.