GEOGRAFÍA FÍSICA

Lanzarote, conocida popularmente como “la isla de los volcanes”, es la más septentrional y oriental de Canarias, sus coordenadas aproximadas son 29º 02´21´´ N y 13º 38´15´´ O.  Tiene forma de óvalo con apéndices en los extremos: Famara al norte y Los Ajaches al sur, distanciados por unos 55 km y apenas 21 km separan el extremo más oriental del más occidental. La longitud de costa es de 247,49 km. Está a una distancia aproximada de 140 km de la costa noroccidental africana y a unos 1000 km de la Península Ibérica.

La superficie del Geoparque es de casi 2500 km2, formados por una considerable superficie de espacios sumergidos que contribuyen a aumentar la geodiversidad asociada a este Geoparque y los 886,85 km2 de tierras emergidas que incluyen la isla de Lanzarote y el Archipiélago Chinijo. En este espacio reside una población de 143209 habitantes (diciembre de 2015).

El Archipiélago Chinijo (“pequeño”, en alusión a su condición de miniarchipiélago) se encuentra al norte de Lanzarote y es un conjunto de islas formado por La Graciosa, (separada por el estrecho del Río de escasa profundidad y la única habitada), Montaña Clara, el Roque del Infierno o del Oeste, Alegranza y el Roque del Este. Este archipiélago constituye además la reserva marina más grande de la Unión Europea con 700 km2.

La profundidad máxima de la plataforma submarina que une Lanzarote y el Archipiélago Chinijo no alcanza los 100 m, mientras que las Peñas del Chache con 671 m es el punto más elevado en Lanzarote y La Caldera de Alegranza, con sus 295 m de altitud, la máxima cota en el Archipiélago Chinijo.

Lanzarote es geología pura, paisajes submarinos y lunares, transparentes aguas,
tierra sedienta, oasis de palmeras, es convivencia en armonía del hombre y la naturaleza.
La isla ofrece un paisaje para disfrutar todo el año, de días soleados,
de deliciosas playas, de valles volcánicos bellos e hirientes a la vez.
http://www.turismolanzarote.com/rincones-en-lanzarote

GEOPARQUE

Lanzarote y el Archipiélago Chinijo es un geoparque de islas volcánicas oceánicas en las que, además de tener un patrimonio geológico de relevancia internacional, con gran valor y buena conservación, es posible observar la interacción, a lo largo de más de 15 Ma, entre los procesos volcánicos y los erosivos y sedimentarios, tanto en ambiente continental como marino. Todo ello, unido a que es un destino turístico internacional dotado de infraestructuras excelentes que han sido aprovechadas para poner en valor y divulgar la geología, ha sido fundamental para que la isla y los islotes se conviertan en el onceavo Geoparque español.

MapaMaB-Geo

 

En octubre de 1993 una zona del Geoparque Mundial UNESCO de Lanzarote y Archipiélago Chinijo ya había sido declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO; además dentro de su extensión se contabiliza hasta 13 entornos protegidos, según la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, los cuales ocupan una superficie de unos 350 km2, es decir, aproximadamente el 14% del territorio del geoparque está protegido, lo que se traduce en la inmensa riqueza natural que atesora la Isla y de cómo su población ha sabido conservar y acrecentar esos valores. Destaca, desde 1974, el Parque Nacional de Timanfaya, geositio de relevancia internacional donde se produjo la histórica erupción de 1730-1736.

En este geoparque se han inventariado casi 70 lugares de interés geológico (LIG), entre terrestres y marinos, con alta singularidad y representatividad, 13 de ellos con relevancia internacional. En la mayoría el interés principal es el volcánico, seguidos por los que tienen interés morfológico. Sin embargo, la gran variabilidad de procesos constructivos y destructivos que se producen en estas islas permite disponer de una gran diversidad geológica, encontrándose LIG cuyo interés principal es estratigráfico, paleontológico, sedimentario, tectónico o petrológico.

RiscoDeFamara-y-ArchipielagoChinijo Los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote (CACT) se configuran como el primer motor económico de la isla. Fueron creados para resaltar y proteger la belleza de la naturaleza lanzaroteña sabiendo conjugar, de manera única, el arte con la naturaleza. De esta forma, los CACT se han convertido en una versión moderna de la intervención tradicional de los lanzaroteños en su entorno. En su conjunto componen una red y representan una síntesis de los valores naturales y culturales de la isla. Los CACT se encuentran en enclaves geológicos de interés, estando incluidos en el inventario de LIG varios de ellos.

En esta región insular los procesos y formas volcánicas son únicos para su aprovechamiento geoturístico, donde los visitantes pueden entender y disfrutar del paisaje volcánico apostando por la conservación de estos recursos naturales.

Los objetivos principales que el Cabildo de Lanzarote ha considerado a la hora de convertirse en miembro de la EGN/GGN incluyen poner en valor, divulgar y proteger el Patrimonio Geológico para obtener una designación de calidad y excelencia para su territorio y mejorar la competitividad en sus servicios al permitir que el personal de la institución relacionada con turismo, gestión del territorio, patrimonio, etc., comparta y aprenda de otros miembros de las redes de EGN/GGN, favoreciendo de este modo un desarrollo sostenible del territorio mediante el geoturismo, que diversifique la oferta para ofrecer productos de mayor calidad.

El proyecto “Lanzarote y Archipiélago Chinijo” comienza su andadura promovido por el Cabildo de Lanzarote en octubre de 2013 para formar parte de la Red de Geoparques. El proceso de integración tuvo que adaptarse a los criterios y exigencias establecidas por la Red de Europea de Geoparques, superando en mayo de 2014 la evaluación del comité que visitó la Isla y comprobó, in situ, que Lanzarote y el Archipiélago Chinijo cumple con los 3 fundamentos básicos requeridos para su integración y obtención del título de Geoparque. Estos criterios obedecen a: la geología excepcional con la que cuenta la Isla, al desarrollo del geoturismo en torno a enclaves como los Centros Turísticos de Lanzarote, El Golfo, La Graciosa y La Geria, entre otros emplazamientos y paisajes, y al valor divulgativo y educativo que se ha realizado del patrimonio geológico insular. Tras superar una completa evaluación, en abril de 2015 se notifica la obtención del título de “Geoparque Lanzarote y Archipiélago Chinijo”, por unanimidad del Comité de Coordinación de la Red Europea de Geoparques en el encuentro celebrado en Francia.

LaGeria El 2º geoparque canario (la isla de El Hierro fue declarada en 2014) fue anunciado en la 4ª Conferencia Internacional sobre Geoparques de la Región de Asia y el Pacífico, auspiciada por la UNESCO, en septiembre de 2015, en el Geoparque San’in Kaigan, (Japón), pasando a ser el miembro número 65 a nivel europeo y el 120 a nivel mundial.

En noviembre de 2015, durante la 38° sesión de la Conferencia General de la UNESCO, en París, los Estados miembros aprueban los estatutos de un nuevo programa internacional de geociencias y geoparques (IGGP, Internacional Geoscience and Geopark Programme) como línea de trabajo específica de su organización. Esto permite a la organización reflejar más de cerca los retos de la sociedad de Ciencias de la Tierra hoy en día y proporciona un estatus internacional a una antigua red de sitios de importancia geológica. El objetivo de este nuevo programa de cooperación internacional e investigación científica es facilitar la cooperación en investigación entre geocientíficos dentro y fuera de las fronteras, a través del trabajo de investigación conjunta, reuniones y talleres. En este programa participan numerosos geoparques de todo el mundo, incluido el nuestro, e involucra a miles de científicos de más de un centenar de países. Desde entonces Lanzarote y Archipiélago Chinijo es Geoparque Mundial de la UNESCO.

A los 4 años de ser otorgado el certificado, pasaremos nuestro primer examen. De superar dicha prueba, el Geoparque obtendría su primera tarjeta verde. Esto significaría un reconocimiento al progreso realizado por el geoparque durante los 4 años posteriores al reconocimiento inicial. O bien podría obtener la tarjeta amarilla (la UNESCO insta a solventar algunas deficiencias en el plazo de 2 años) o la roja, lo que implicaría la exclusión de la Red Global y Europea de Geoparques. En la evaluación de los proyectos se valora especialmente el desarrollo del geoturismo, la conservación del medio natural y la colaboración entre miembros de la red.